Menu Xerais

Conde de Waldemar, o misterioso mago errante: 150 páxinas apaixonantes. Reportaxe de Salvador Rodríguez

O xornalista Salvador Rodríguez publicou onte en Faro de Vigo unha ampla reportaxe, de dúas páxinas sobre o libro da colección crónica O misterioso Dr. Saa, subtitulado A historia do Conde de Waldemar, ilusionista, prestidixitador e telépata, de Xosé Díaz Díaz e Belén Fernández Guzmán é unha das novidades de Crónica no mes de febreiro.

 

CONDE WALDEMAR O

EL MISTERIOSO DR. SAA EL MAGO ERRANTE

UN LIBRO DE RECIENTE APARICIÓN RECUPERA LA FIGURA DEL GALLEGO MANUEL RODRÍGUEZ SAA, TODO UN MITO DE LA HISTORIA MUNDIAL DE LA MAGIA

Jugó tanto, a lo largo de su vida, con la verdad y la mentira, con la apariencia de lo que es y en cambio no es, o viceversa, que incluso llegó a dudarse de su existencia o por lo menos de la autenticidad de la mayoría de sus historias. En sus últimos años, a la par que exhibía ante sus paisanos de Portomarín y alrededores sus habilísimos trucos de “magia de cerca”, acostumbraba a contar, a quien le preguntase y seguramente a quien no, sus propias andanzas por el mundo, la causas y azares,las aventuras y, por qué no decirlo, unas cuantas desventuras, de un artista que salido de la aldea pura y dura llegó a actuar ante reyes,emperadores y presidentes, que recorrió Europa, Asia y América y que, en la cima de su carrera, primer tercio de siglo XX, alcanzó la celebridad internacional sin que, por estos lares, nos hubiésemos enterado.Y eso que Manuel Rodríguez Saa falleció hace relativamente poco tiempo, concretamente en 1984, a tres meses de haber cumplido el siglo de edad. Fue en esa época cuando lo conocieron,entre otros, el Mago Antón, un pionero constante y persistente en la reivindicación de su figura, y Carlos Coira –autor del prólogo del libro que nos ocupa– quien se remonta a un momento de su más tierna infancia en el que estuvo en el regazo del mismísimo Conde Waldemar: “Para mí fue un día especial y todavía hoy pienso que fue el que hizo que yo me dedicase a la magia”.

Carlos Coira es miembro del Colectivo MáxicoWaldemar y el Mago Antón probablemente el mejor mago de Galicia desde hace unos cuantos años, pese a la dura competencia de la joven y pujante generación. Antón incluye todavía en su página web un apartado dedicado a la memoria de Rodríguez Saa,pero no cabe duda de que este hombre demandaba la edición de un libro sobre su vida que, por fin, ,ha podido ver la luz gracias al esfuerzo realizado por Xosé Díaz Díaz y Belén Fernández Guzmán quienes, a través de recuerdos de parientes y amigos del Dr. Saa, así como de las múltiples referencias a sus actuaciones en la prensa de la época, han recopilado la información necesaria para, dicen ellos mismos, “rendir con esta obra un cumplido homenaje a la memoria y a la leyenda del hombre y del artista”: el resultado es “O misterioso Dr. Saa” (Edicións Xerais), 158 apasionantes páginas dotadas de un interesantísimo material gráfico y reunidas en un volumen puesto a la venta desde el pasado viernes.

Nacido el 4 de marzo de 1885, cuentan que Manuel Rodríguez Saa ya mostraba desde pequeño su actitud no resignarse a una vida de aldeano:“Hei de saír polo mundo e volverei rico”, cuentan que decía,en parte por lo enunciado y,en parte también, por librarse de la “dictadura” que sobre el ejercía su autoritario padrastro. En Portomarín primero y en Lugo después, no pasó de desempeñar profesiones como la de aguador y camarero, pero en 1905, decidido a cambiar su suerte (…continúa…)

Ler o texto completo en pdf.

DE LA FOTO CON HIRO HITO A LA BODA EN FILIPINAS

Europa, América, África… faltaba Asia como gran continente a conquistar en la agenda del Dr. Saa, pero a finales de 1935 Japón aguardaba al Conde con tal expectación que hasta el propio emperador, Hiro Hito, rompiendo todo protocolo (nunca había contratado a un mago) lo invitó a exhibir sus artes en los salones del mismísimo Palacio Imperial.

De esa función se decía que databa una foto,que incluimos en estas páginas, en la que se ve a Rodriguez Saa estrechando la mano del emperador. La imagen es un montaje realizado por Waldemar para autopublicitarse pero, en cambio, lo que sí existe es una “foto de familia” tomada momentos después del banquete imperial en la que el gallego comparte plano no solo con el emperador y la empreratriz, sino también con el mítico general Toho, uno de los oficiales más destacados del ejército japonés durante la II Guerra Mundial. Esta imagen sí aparece en el libro, pero a tamaño muy reducido.

La gira asiática se complementaría con actuaciones en varias ciudades más,entre ellas Saigón, Pekín y Shangai. De esta útima, se trasladaría a Filipinas, donde la vida de nuestro hombre daría un nuevo vuelco al contraer matrimonio con una de las mujeres más ricas, y con más carácter, de las islas: la viuda Teodora Salgado, quien literalmente “le retiró de los teatros” y proporcionó al Dr.Saa una lujosa y cómoda existencia como “apoderado y administrador de sus propiedades”, etapa que se truncaría a finales de la Segunda Guerra Mundial con la muerte de su esposa, que provocaría otra guerra (pero esta de tipo testamental) entre el mago y el resto de la familia Salgado, todavía un poderoso clan que obligó al lucense a salir por pies del archipiélago so pena de ser encarcelado…o algo mucho peor. Mas ese, claro está, no fue el fin de la carrera de un Waldemar que, de regreso a su profesión, aun triunfaría durante varios años muy especialmente en América y, en esta ocasión, en el mismísimo Hollywood, la meca del cine…

Pero esas, y otras historias más, pueden conocerse a través de la lectura de este magnífico libro sobre el“rey de los magos y el mago de los reyes”como empezaron denominarle por aquí y acullá.

Salvador Rodríguez

Comentarios pechados