Menu Xerais

Ledicia Costas: «Disfruto especialmente coas sensacións que me produce o feito de construír unha historia»

A web 5 ovejas negras entrevistou a  Ledicia Costas, que acaba de publicar Jules Verne e a vida secreta das mulleres planta, Premio Lazarillo de Creación Literaria 2015

 

10 preguntas negras para ovejas atrevidas. La escritora Ledicia Costas

El pasado 3 de enero las ovejas negras asistimos a la clausura del XXIX Salón del libro infantil y juvenil que tuvo lugar en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid.

Fuimos testigo de la entrega del Premio Lazarillo 2015, en su modalidad de creación literaria. La obra ganadora, escrita en gallego, fue Jules Verne e a vida secreta das Femmes Plante, de la escritora Ledicia Costas, que recientemente también fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura Infantil por Escarlatina, a cociñeira defunta.

5 ovejas negras pudo charlar con Ledicia Costas que muy amablemente nos concedió esta entrevista.

¿Qué te animó a dedicarte a la escritura?

Yo misma, supongo. Mis ganas de escribir y hacer de ello mi oficio aun sabiendo lo difícil y arriesgado que era ese plan.

¿Cuáles eran tus referentes literarios cuando empezaste a escribir? ¿Han cambiado?

Cuando empecé a escribir ni siquiera era consciente de que tenía referentes. Era una niña, todavía no había empezado el instituto. Recuerdo vagamente los libros que leí durante la escuela. El pequeño vampiro, de Ángela Sommer Bodenburg, alguna novela de María Gripe como La sombra sobre el banco de piedra, pero poco más. Es curioso, porque sí tengo un recuerdo muy nítido de la biblioteca del colegio, pero no de los libros que leía. En cambio recuerdo prácticamente todo lo que leí durante mis años de instituto: Roald Dahl, Kafka, Federico García Lorca, Agustín Fernández Paz, Fina Casalderrey, Suso de Toro, Fran Alonso, Proust… leía obras que ni siquiera era capaz de comprender. Otras me marcaron sin remedio, y me siguen acompañando en la actualidad.

¿Sigues siempre el mismo proceso de creación al abordar un nuevo proyecto?

Siempre, sí. Parto de una idea muy general, con pocas claves. Tan sólo algunas imágenes que tengo en la cabeza y que a veces ni siquiera tienen que ver con la trama principal. A partir de ahí, empiezo a escribir. Entonces es cuando empieza el verdadero trabajo. Me encierro y me dedico por entero a esa historia que va creciendo a toda velocidad.

¿Con qué parte de ese proceso disfrutas y/o sufres más?

Disfruto especialmente con las sensaciones que me produce el hecho de construir una historia. Los personajes me sorprenden, la acción me hace subir y bajar. Es emocionante. Sufro cuando la historia no fluye, cuando tengo que exprimir el cerebro porque hay algo que no encaja. También cuando quiero seguir escribiendo pero el cansancio no me deja ver con claridad. Es un proceso muy intenso. Cuando termino un libro acabo mentalmente agotada.

¿Piensas que hay diferencia entre escribir o ilustrar para un público adulto y uno juvenil?

Por supuesto que sí. El registro no es el mismo. Lo que sí es igual es el nivel de implicación, de interés y de esfuerzo.

¿Qué importancia le das a las campañas de Marketing y otras redes de difusión como los blogs, para que los libros lleguen al lector? 

Como en cualquier producto, el Marketing es necesario. Sobre todo con la oferta tan grande que existe. Hay experiencias muy interesantes de libros que han conseguido crear una importante comunidad lectora a partir de la difusión en blogs.

Tus obras han sido galardonadas con premios tan importantes como el Premio Nacional de Literatura y el Lazarillo, además de haber sido incluida en la Lista de Honor del IBBY 2015-2016 ¿Qué supone para una escritora tan joven este reconocimiento profesional?

De repente eres visible. Se abren puertas y ventanas que hasta entonces estaban cerradas. Eso es fantástico. Sobre todo para una escritora como yo, que escribe en lengua galega. Empiezan a llegar las traducciones y surge la oportunidad de que te lean también en castellano, en catalán… Y te das cuenta de que el esfuerzo y la apuesta ha merecido la pena.

¿A qué soñabas que te ibas a dedicar cuando eras pequeña?

¡A muchas cosas! Quise ser médica, astronauta, cantante, actriz… También escritora. Iba cambiando de idea a cada poco. Como todas las niñas y niños, imagino.

¿Qué estás leyendo en este momento?

Neverwhere, de Neil Gaiman.

¿Qué libros te marcaron en tu infancia?

Los que he mencionado antes: toda la serie de El pequeño vampiro, La sombra sobre el banco de piedra… Más adelante, Cartas de inverno y Aire Negro, ambos de Agustín Fernández Paz, Matilda, de Roald Dahl, La historia interminable, de Michael Ende, Manolito Gafotas, de Elvira Lindo, Rebeldes, de Susan E. Hinton…

¿Podrías recomendar algún título a nuestros lectores?

Aún pueden pasar mil cosas, de Jacobo Fernández Serrano, Los descazadores de especies perdidas, de Diego Arboleda, y Los incursores, de Mary Norton.

Muchas gracias Ledicia y mucha suerte en tus próximos proyectos.

Deixa un comentario!