Menu Xerais

Unha excelente novela negra: «A memoria da choiva», de Pedro Feijoo. Crítica de Juan Romero

O profesor Juan Romero publicou no seu blog unha recensión crítica sobre A memoria da choiva, de Pedro Feijoo.

 

 

«A memoria da choiva», Pedro Feijoo

En octubre de 2012 dejé unos comentarios sobre una novela a la que había llegado gracias al Club de Lectura para adultos del IES Valadares, algo que me permitió, además de disfrutar de una buena historia de aventuras, de conocer al autor. Fue una más que interesante charla, entretenida y divertida y en ella quedaba pendiente la propuesta de una segunda novela que se estaba gestando ya en su imaginación y en el papel. Tras algún tiempo por fin saqué tiempo para poder ponerme con esta segunda historia de Pedro Feijoo y puedo decir que me gustó más, bastante más, que “Los hijos del mar”. En este caso además pude leerla en gallego, la lengua original en la que fue escrita, y en formato digital, tras comprarla en una conocida página dedicada a este mercado. Es de agradecer que las editoriales gallegas estén, poco a poco, editando obras en estos nuevos formatos, lo que nos permite poder acceder a ellas fácilmente, sobre todo para los que somos usuarios asiduos del mismo. Y para ponerlo mejor aún, a unos precios asequibles que permiten plantearse la compra no solo de un título, sino de algunos más. Esperemos que esto siga así y vaya a más poco a poco. El comentario de hoy es sobre “A memoria da choiva”, una excelente novela negra.

Recuerdo de aquella charla con el autor que coincidíamos en que el término best-seller suele tener un aire peyorativo, como de mala literatura, como de cosas que no están a la altura. Sigo pensando que, con una cierta calidad siempre, lo importante es que la gente lea y poco a poco vaya creciendo como lector, pudiendo diferenciar entre lo bueno y lo malo y entre lo que le gusta de forma individual y lo que no. En el caso de la literatura en gallego creo que esto es fundamental y que está apareciendo una generación de escritores que buscan eso, que la gente lea sus novelas e intentando mantener una línea alta de calidad literaria. Hay géneros en este campo no demasiado habituales pero que poco a poco van encontrando ese sitio, novelas de aventuras, novela negra, incluso terror o ciencia-ficción. Creo que es una buena forma de animar a nuevos y viejos lectores a ponerse delante de historias escritas y leídas originalmente en lengua gallega.
“Los hijos del mar” me pareció una excelente y muy entretenida novela de aventuras y aún no conozco a nadie a quien no le pareciera así, una buena historia, contada muy bien, con sentido del humor, intriga, acción… Pues creo que “A memoria da choiva”, teniendo en cuenta que es otro género completamente distinta, está un punto por encimad de su primera historia. Es una novela negra clásica, con sus asesinatos, sus investigadores, periodistas, policías y una buena línea de intriga que tendrá al lector intrigado y muy interesado en seguir avanzando en la historia, sobre todo a medida que se acerca el final.
Shakespeare, Dante, Gaudí, Dickens, Vivaldi…, innumerable la galería de autores, artistas y demás que se utilizan como centros argumentales de una novela. Siempre con misterios alrededor de sus cuadros, sus novelas, sus composiciones… Muchas he leído ya con este punto de partida, algunas buenas y otras no tanto, aunque son pocas las que parten de este premisa y he dejado a medias. Y llega Pedro Feijoo y nos deja una historia de asesinatos relacionados con los poemas y la persona de Rosalía de Castro y su familia. Una idea original, quizá algo extraña si se piensa un poco, pero saldada con nota aunque pueda parecer increíble,
La historia comienza con el descubrimiento del brutal asesinato del psicoanalista Xosé Carnero. Un clavo clavado (valga la redundancia) en el corazón es lo que se encontrará el policía Andrés Casaperda cuando acuda al  lugar del crimen. Ante esto Andrés llama a su amigo Aquiles Vega, un conocido periodista que trabajaba para el periódico El País pero caído en desgracia por un mal momento y que ahora escribe para una pequeña revista de ufología para ganarse la vida. Aquiles, tras una conversación con Xaquina, su madre, descubre una posible relación entre este asesinato y un poema de Rosalía de Castro. Con esto en la cabeza va a hablar con Sofía Deneb, profesora universitaria de literatura que acaba de publicar una biografía de esta autora y que parece ser la experta más adecuada para poder encaminarlo. Este primer encuentro deja claro que Sofía no es una mujer de trato fácil y que Aquiles no sabe casi nada de literatura, pero mucho menos de poesía y de la famosa autora; algo que Sofía le recordará de manera constante. A partir de aquí empezamos una trepidante carrera por encontrar al autor de estos asesinatos y de los varios más que se irán cometiendo a lo largo de la historia. El asesino envía unos correos electrónicos con poemas de “Follas Novas” a varias personas y nuestros dos protagonistas tendrán que trabajar juntos, algo que al principio les cuesta mucho, para poder resolver un misterio que se va complicando a medida que avanzan las páginas. La policía está muy perdida, las pistas son escasa y Sofía y Aquiles parecen ser los únicos capaces de sacar algo en claro de toda esta historia.
La acción transcurre sobre todo en Santiago, pero nos moveremos por varios lugares de la geografía gallega. Inevitable que los personajes no vayan por Padrón, y también algún viaje a Vigo o A Coruña entre otros lugares más que conocidos de la geografía gallega.
Además del planteamiento original de la historia me voy a quedar, como ocurría en su anterior novela, con los personajes y la forma que tiene el autor de trabajar con ellos. También es inevitable mencionar, a pesar de la negrura de la historia, los momentos de humor (negro en algún caso) que van quedando como pinceladas a lo largo de toda la narración. La lectura no tiene un momento de pausa y no le sobra ni una sola página. En cada una pasa algo que hará que no puedas dejar de leerla y aún siendo una novela de unas qu

inientas páginas a mí se me hizo realmente corta. Feijoo domina perfectamente, sobre todo teniendo en cuenta que es su segunda novela, el ritmo narrativo y cómo hacer que el lector se vea atrapado de tal forma que no quiera o no pueda dejar la lectura. Nuevos asesinatos, interrogantes que van apareciendo, juegos con el lector para llevarlo por donde el autor quiere, caminos que parecen no llevar a ninguna parte… Y cuando todo parece muy negro aparece Aquiles con sus cosas, un personaje realmente peculiar, original y muy atractivo para el lector. Si a eso le sumamos un dominio realmente bueno del lenguaje nos encontramos con una novela bastante redonda para el lector. Hay poesía en sus páginas, en su prosa, en su forma de describir y de contar las cosas, frases y momentos que harán que leas posiblemente más de una vez algún párrafo. Creo que no solo es una buena historia, sino que está realmente bien escrita.

Creo que Pedro Feijoo tiene la difícil facultad y el genio de haber encontrado una forma de contar las cosas que realmente atrae a los lectores. Solamente con dos novelas se ha hecho un buen hueco dentro de la narrativa en gallego (y también en castellano, donde la traducción de su primera novela tiene un gran éxito y es del gusto de muchos lectores). Me hizo gracia ver un comentario en la página de compra de libros digitales que decía algo así como que “a ver cuándo vamos a poder leerla en castellano”, así que se está haciendo una legión de seguidores dentro de la literatura tanto en gallego como en castellano. Sigo pensando que es una gran manera, como dije al principio, de animar a la gente a la lectura, sobre todo en gallego, obras entretenidas, amenas e interesantes para el lector, y además bien escritas y sacar el estigma negativo a ese concepto de que una novela que se vende mucho no puede ser buena (aunque alguno se pueda rasgar las vestiduras, seguiré pensando que Cervantes o Lope de Vega eran unos grandes autores de best-sellers).
En breve, porque me la compré el mismo día, me pondré con la tercera obra del autor, en la que por lo poco que he visto, rompe con las dos anteriores, ni negra ni de aventuras. “Morena, peligrosa y románica. Una comedia dantesca” (que podéis encontrar en gallego en Xerais y en castellano en Versátil; ya sea en ambos casos en formato digital o físico) parece ser algo completamente distinto, pero conociendo el fino (y grueso a veces) sentido del humor que aparece en las otras creo que también me va a gustar, ya os contaré qué tal.

Deixa un comentario!